31 de agosto de 2010

En el reino del silencio

Se terminó todo, el carnaval, las fiestas, el bullicio de la muchedumbre, el verano, todo llegó a su fin, en las calles solo queda el mal olor, el recuerdo de días intensos; el sol va levantando su corona, ilumina una ciudad que ha vivido intensamente sus fiestas anuales, ilumina las calles que ahora permanecen en silencio, sin nadie sobre ellas hasta un próximo despertar, y yo con una gripe terrible que ya tiene intenciones de abandonarme pero aún permanece a mi lado, septiembre se avecina otoñal, próximo a estudiar Francés, próximo a volver a soñar, y luego el invierno con sus días fríos y solitarios que solo me llevan a un lugar, aquel de aquellos días, es solo eso, un suspiro, la vida continua, no puedes hacer nada contra el tiempo, solo caminar mientras las calles permanecen en silencio, meditar, no más.

1 comentario:

gdscks dijo...

delphos;
me he trasladado al lugar con tu descripcion. lo vivi tantas veces que es facil imaginarlo. sobre todo la pestilencia del orine de los borrachos y la grasa animal en el suelo. de todos modos quisiera estar ahi ahora.
me imagino que dionidio ha estado muy ocupado porque no escribe "ni papa"...