10 de enero de 2009

Como te odio Matemática!!!

Hoy tuve un examen de Matemáticas, salí fatal, la culpa mía dos veces, una por no estudiar lo debido, otra por prestar los libros de estudio y quedarme sin nada, ahora tendré que volverme a presentar en una segunda convocatoria el 4 de Febrero, y tendré que estudiar más todavía, no fue muy difícil, solo trigonometrías y un problemas y otras preguntas, pero que rabia, ahí estaba Osmar, mirándome con esos ojos, como diciendo, porque te demoras tanto?, no hubiera querido que estuviera de tribunal, en primera porque sentí vergüenza, cada vez que sus ojos penetraban en mi, haciendo preguntas que no podía contestarle, y solo tenía que bajar la mirada, o mirar a otra parte, fue fatal, incluso no tenía valor para levantarme y entregar la prueba, después de la estupidez que escribí sobre aquel papel, y cuando lo hice, hubiese querido huir lejos, donde el no estuviera, lo decepcioné, y ahora intento huirle, porque se lo que vendrá a continuación, su reclamación, el porque no estudié, el porque no hice la prueba como era debido, pero la vida es así, ahora tendré que coger un 4 o 5 en Febrero. Por eso te odio tanto Matemáticas, te odio por siempre.

3 comentarios:

Claudia... dijo...

Puaj...!!! yo tambien odio las matematicas...jajjaj
aysss amigoooo que penita que tendras que dar el examen nuevamente en febrero...pero sabes....estoy en la onda de los desafios.....porque no te lo tomas como un desafio....y colocarte a estudias para febrero y doblarle la mano a las matematicas..?..te parece?...
estoy segura que si te lo propones le ganaras a las odiadas matematicas.......
te mando desde aca las mejores vibras

un abrazo grande..
clau,.

damian dijo...

y quien es osmar? tu profe, tu tutor, pero es q no estudiaste pues, q si estudiabas la hacias.
echale ganas pa febrero.

GAD dijo...

No te preocupes, las matemáticas tienen que nacerte, no hay otra forma de aprobarlas o de hacerlo con gusto. Yo estoy en la UNI y aún así he tenido luchas a muerte con las matemáticas, lo que te dice que cuando nos encontramos con esta ciancia, siempre hay pierde. No pierdas las esperanzas y PRACTICA, PRACTICA Y PRACTICA, verás como todo cae por gravedad.